viernes, 17 de mayo de 2019

No leas


No leas.
Serás un apestado, un raro,
un hierbajo en el asfalto.
No leas.
Es el tiempo de la imagen, del desdén,
el tiempo de los ojos entregados
al vértigo, a la sumisión.
No leas.
Te saldrás de la vía,
serás un apestado, un raro,
un apedreador de iconos,
un violento mordedor de convenciones.
No leas, contente.
No te sumerjas en la gelatina
de las palabras.
Nadarás con esfuerzo y amarás la soledad,
avanzando con lentitud
a través de la imaginación,
proceloso mar de las entrañas.
No leas.
Serás uno, apartado de la masa.
Negarás la procesión de los alienados
y lo pasarás mal, angustia
por defender la dignidad
de los distintos, de los no inscritos.
No leas.
¿Para qué?
Es más cómodo sentarse,
mullido, aturdido, distante,
y dejar que el tiempo pase
rápido, diligente,
como una tarde de domingo en el fútbol.
No leas.
Te revolverás contra los tuyos,
al verlos desnudos,
sin encanto,
adocenados, masa informe
sin levadura.
No leas.
Al fin y al cabo,
todos moriremos
y la tumba nos acogerá como un sofá vespertino
acostumbrado al bulto inane de los huesos.
No leas, no vivas.
Las palabras, la vida, son lujo de esforzados
que hacen hervir las bubas
de los leprosos.
No leas, no vivas.
La muerte no necesita instrucciones de uso,
leer, vivir, es un trabajo sin destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario